Reflexologia
La reflexología, reflexoterapia o terapia zonal es la práctica de estimular puntos sobre los pies, manos, nariz u orejas (llamados «zonas de reflejo»), este masaje tendría un efecto beneficioso en un órgano situado en otro lugar del cuerpo.

Según los practicantes de la reflexoterapia, la digitopuntura (opresión en puntos concretos y bien especificados) podría aliviar numerosas dolencias tales como el dolor de espalda, dolor en el cuello, estreñimiento, gastritis, dolores menstruales, asma, cefalea, entre otros. Los practicantes denominan «elementos reflejos» o «zonas de reflejo» a todas aquellas partes del cuerpo que tienen una forma definida que se podría asemejar al cuerpo entero, por ejemplo, las manos, los pies, las orejas, el rostro, el cráneo, la cara y el raquis. La más extendida se trata de la que estimula los pies, la Reflexología Podal. Los reflexólogos afirman que ciertos puntos del cuerpo se vuelven más sensibles cuando existe alguna enfermedad en otro punto del cuerpo: el aumento del dolor en ciertos puntos indicaría la presencia de la dolencia, y el masaje en dichos puntos la aliviaría.

Los proponentes de la reflexología señalan que su supuesto mecanismo de acción proviene de la acupuntura (antigua técnica china), la cual afirma que el hombre posee una energía invisible e inmensurable, el chi, que circula por unos canales llamados meridianos. En estos canales se encontrarían unos puntos precisos que se pinchan con agujas ―o, en el caso de la reflexoterapia, se masajean y oprimen― para supuestamente regular la circulación de esa energía. Quienes proponen esta terapia alternativa señalan que cuando esa energía se estanca dentro de un órgano o en algún punto del trayecto, se produce un desequilibrio que supuestamente es capaz de repercutir a la larga sobre sus funciones orgánicas y producir una enfermedad.

¿Qué es la reflexología? ¿Puede aliviar el estrés? La reflexología es la aplicación de presión a las zonas de los pies, manos, cara y orejas de manera generalmente relajante y puede ser una manera eficaz para aliviar el estrés así como dolores en distintas partes del cuerpo. Es una técnica curativa.

La teoría detrás de la reflexología es que las distintas zonas de los pies, manos, etc., corresponden a los órganos y sistemas del cuerpo. Por lo tanto, si se aplica a estas zonas la presión adecuada, se afecta directamente a los órganos y se obtienen beneficios para la salud de la persona

Existe la teoría subyacente a la reflexología que dice que hay zonas de reflejo en los pies y las manos que corresponden a determinados órganos, glándulas y otras partes del cuerpo.


Para qué sirve la reflexología

Varios estudios de la salud indican que la reflexología puede reducir el dolor y los síntomas psicológicos, como la ansiedad y la depresión, y aumentar la relajación y el sueño. Los estudios también demuestran que la reflexología puede tener beneficios en el cuidado paliativo de las personas con cáncer.

Reflexólogos afirman que la reflexología también puede tratar una amplia variedad de condiciones médicas, tales como el asma, la diabetes y el cáncer. Sin embargo, aún no hay evidencias científicas que apoyen estas afirmaciones.

¿Por qué la gente se hace tratamientos de reflexología?
  • Problemas digestivos, como por ejemplo, el estreñimiento.
  • El dolor de espalda.
  • Los desequilibrios hormonales.
  • Los trastornos digestivos.
  • El estrés y las condiciones relacionadas con el estrés.
  • Artritis.
  • Insomnio.
  • Las cefaleas tensionales.
  • Las lesiones deportivas.
  • Trastornos menstruales, como el síndrome premenstrual (PMS).

La reflexología es una terapia alternativa popular. Promueve la relajación, mejora la circulación, reduce el dolor, alivia los pies cansados, y favorece la cicatrización total. La reflexología también se utiliza para el cuidado post-operatorio o paliativo. Un estudio publicado en la revista de la Sociedad Americana del Cáncer descubrió que un tercio de los pacientes con cáncer utilizan la reflexología como una terapia complementaria.

En todo caso, la reflexología se recomienda como tratamiento complementario y no debe sustituir el tratamiento médico.